Crítica: Hokuto no Ken

En los años 1980s se hicieron buenas producciones referentes a un futuro post-apocaliptíco, y entre estos encontramos a Hokuto no Ken.

Imagínate que mezclas a Mad Max con Bruce Lee y lo que obtendrás es Hokuto no Ken.

En el año 199X la tercera guerra mundial estalló, las bombas nucleares cayeron sobre las ciudades y se aniquiló a la civilización. El agua escasea y sólo los más fuertes sobreviven sometiendo a los débiles.

Nuestro héroe Kenshiro está en busca de su prometida Yuria quien fue secuestrado por su amigo Shin. Kenshiro deberás abrirse paso de pueblo en pueblo para rescatar a Yuria y liberando a los ciudadanos de su líderes déspotas y corruptos. En su camino conocerá a Bat y a Lin, unos niños huérfanos que le acompañarán en su viaje.

Esta serie es el padre de los animes Shounen por excelencia, y también fue el primer anime violento, así que prepárate para ver cabezas que explotan y cuerpos hechos rodajas. Bueno, considerando que fue violento en su época, porque si los comparas con los animes violentos de hoy (que en serio algunos se la pasan…), pues en realidad no es tanto, en el anime esto es censurado. Cambian el rojo de la sangre por color blanco o negro.

Aquí verás muchas peleas, y técnicas de artes marciales, Kenshiro es poseedor del Hokuto Shinken, el máximo arte marcial por excelencia, que consiste en golpear a los oponentes en puntos críticos del cuerpo llamados tsubos (concepto semejante a la acupuntura). Haciendo que se destruyan desde adentro.

Su amigo y oponente Shin es poseedor de una de las técnicas del Nanto ShinKen, un estilo de arte marcial que corta, rebana, divide, etc, desde afuera a los oponentes por medio de diferentes técnicas.

Pero Kenshiro no sólo tendrás que vencer a Shin, también tendrá que saldar cuentas con sus hermanos: Jagi, Toki y sobre todo el mayor Raoh, quien buscará crear su propio imperio.

Un concepto que maneja este anime/manga son las constelaciones (a que otra serie me recuerda…) la constelación guardián del Hokuto (y por ende de Kenshiro) es la osa menor, que de hecho Kenshiro tiene una cicatriz en su pecho la forma de dicha constelación. La constelación guardián del Nanto es Sagitario, y cada luchador del Nanto tiene su propia estrella guardiana.

Ya hablando de la serie, conforme avanza uno se da cuenta del porqué este anime pegó tanto en Japón, y todavía es recordado allá, y sí, y puede que sea la causa principal del porque los Caballeros del Zodiaco tuvieron más éxito fuera que dentro de Japón (Hokuto no Ken llegó primero en 1984). Sí, los Caballeros del Zodiaco tomaron prestado muchos conceptos de Hokuto no Ken, pero tampoco por eso lo hace menos.

No sabremos qué impacto habría tenido de haberse estrenado en Latinoamérica y qué tanto le habría perjudicado a los Caballeros del Zodiaco.

Anime vs Manga
El anime está hecho de 109 episodios, sí los comparamos con el manga, el arco de Shin toma varios capítulos para que Kenshiro rescate a Yuria, de hecho varios episodios son de relleno porque en el manga esto va mucho más rápido, pero aun así estos episodios no se sienten de relleno, a diferencia de hoy, en aquella época sí sabían hacer rellenos bien hechos y con una historia coherente. Lo mencionó porque vi el anime primero antes de leer el manga.

El anime sólo abarca un aparte del manga, se hizo una secuela llamada Hokuto no Ken 2 donde Batt y Lin aparecen ya siendo adultos, pero no se completó del todo, sólo falto la parte donde aparece el hijo de Raoh. Una de las últimas de las partes que no se hizo en el anime, fue la parte de un reino donde tres de sus hijos se disputa quien es el heredero y Kenshiro tendrá que resolver esto.

Música
Sin palabras, cada tema de apertura y clausura es único y memorable, pero el tema Ai wo Torimodose es uno de esos que cuando lo escuchas no se te olvida.

Sí te gustan los animes Shounen, y de peleas te recomiendo ver este anime. Un anime de hombres para hombres.