Crítica: Wangan Midnight

Miestras espero las nuevas películas de Initial D me topé con Wagan Midnight.

Quizá tu primera impresión es que intenta copiar a Initial D pero no es así. De hecho está salió primero en el manga, en 1990, tres años antes.

Los protagonistas de esta series compiten en carreras de autopista al que ellos llaman Wagan por ser el lugar donde compiten.

A diferencia del otro anime aquí no los verás haciendo derrapes, te dirás que esto le quita la emoción pero no es así.

El propósito de este tipo de carretas es básicamente la velocidad, en técnicas de Drafting (rendimiento), tuning (tuneo), grift (agarre),y carreras de autopista.

Nuestro protagonista Akio Asakura, no es un prodigio despistado a diferencia de Takumi, pero se le ve empeño y le interesa aprender mécanica.
Se obseciona con un auto modelo Nissan Fairlady Z S30 el cuál se dice que sus dueños anteriores murieron en accidentes, el cual apodan el “Devil Z” y se lleva una sopresa al saber el nombre del dueño anterior.

En ciertos puntos me parece mejor que Initial D, no cuenta con música Eurobeat, pero sus historias tienen un transfondo, y las carretas son más realistas, aquí verás muchos accidentes.

Si te viste toda la serie de Initial D, échale un vistazo a esta serie.